Buscar este blog

Cargando...

martes, 9 de agosto de 2011

El sistema reproductor: anatomía, fisiología, e higiene del sistema reproductor de los seres humanos.



La Reproducción se realiza en órganos especializados que constituyen el denominado Aparato Reproductor, que es el encargado de producir las células sexuales o gametos.
El desarrollo completo del aparato reproductor y la aparición de los caracteres sexuales secundarios se alcanza en la pubertad.


APARATO REPRODUCTOR MASCULINO



Está formado por:- los órganos genitales internos:o Testículos
o Epidídimo
o Conductos deferentes
o Vesículas seminales
o Próstata
o Uretra
- los órganos genitales externoso Pene
o Escroto
Los testículos son las gónadas masculinas productoras de los gametos masculinos: los espermatozoides.
Los testículos, en número de dos, se hallan en la región perineal tras la base del pene, en el interior de la bolsa escrotal o escroto, que los mantiene de 1.3 grados centígrados por debajo de la temperatura corporal. Esto se debe a que los testículos son productores de espermatozoides, a partir de espermatogonias, las cuales no maduran a la temperatura corporal.
Son órganos glandulares con una doble función: reproductora y hormonal.
- Por un lado, están destinados a fabricar las células principales del semen: los espermatozoides. La producción de espermatozoides se lleva a cabo mediante el proceso de espermatogénesis.
- Por otro lado, funcionan como unas glándulas de secreción interna produciendo hormonas encargadas de la activación de las funciones sexuales masculinas: los andrógenos (testosterona).

Están formados por un gran número de tubos seminíferos, muy contorneados, en los cuales se producen los espermatozoides. Éstos maduran y se almacenan en el epidídimo hasta el momento del coito, en el que se expulsan por el conducto deferente.

EL EPIDÍDIMO es un tubo estrecho y alargado, situado en la parte posterior superior del testículo que conectan los conductos deferentes al reverso de cada testículo. Están constituidos por la reunión y apelotonamiento de los conductos seminíferos. En éllos tiene lugar la maduración y la activación de los espermatozoides (lo cual requiere entre 10 y 14 días).

LOS CONDUCTOS DEFERENTES o vasos deferentes (vas deferens) son un par de tubos musculares de 35 a 45 cm aproximadamente, rodeados de músculo liso, que transportan el semen desde los epidídimos a las vesículas seminales.

LAS VESÍCULAS O GLÁNDULAS SEMINALES son unas glándulas productoras del 60% del volumen del líquido seminal situadas en la excavación pélvica, detrás de la vejiga urinaria, inmediatamente por encima de la base de la próstata, con la que están unidas por su extremo inferior. Secretan un material mucoide rico en fructosa y otras sustancias nutritivas que tienen un considerable valor nutritivo para los espermatozoides eyaculados hasta que uno de ellos fecunda el óvulo.

LA PRÓSTATA es un órgano glandular del aparato genitourinario masculino con forma de castaña, localizada debajo y a la salida de la vejiga urinaria.
La próstata segrega un fluido viscoso y blanquecino (muy parecido al líquido seminal segregado en las vesículas seminales) que protege y nutre a los espermatozoides. Ambos líquidos, junto con los espermatozoides forman el semen.
En la próstata confluyen la vía seminal y la urinaria. A partir del punto de confluencia, la trayectoria del semen y la de la orina por la uretra hacia el exterior es la misma, sin embargo, ambos líquidos nunca llegan a juntarse, ya que existen unas válvulas que abren o cierran el paso, según convenga.

LA URETRA es el conducto que recorre el pene y lleva los espermatozoides al exterior. La función de la uretra es excretora, ya que es el conducto por el que pasa la orina desde la vejiga urinaria hasta el exterior del cuerpo durante la micción, pero en el hombre también cumple una función reproductiva al permitir el paso del semen desde las vesículas seminales que abocan a la próstata hasta el exterior.
EL PENE es el órgano copulador masculino, que interviene, además, en la excreción urinaria. Presenta gran cantidad de terminaciones nerviosas. El pene humano alcanza su estado erecto llenándose de sangre, por lo cual carece de báculo, un hueso que se encuentra en el pene de muchas especies de mamíferos y cuya función es la de hacer posible la erección.
La erección es el estado en el que el pene se vuelve rígido y aumenta de tamaño, debido a que su tejido interno (cuerpos cavernosos) se llena de sangre. La erección hace posible el coito.

                              - Fisiología del Aparato Reproductor Masculino -

A diferencia de lo que ocurre en el sexo femenino, la formación del gameto masculino no comienza hasta la pubertad y luego dura toda la vida. El proceso de formación del gameto masculino se denomina espermatogénesis y se realiza en los testículos.


Esquema de la Espermatogénesis:
 
Como resultado de este proceso, se producen espermatozoides, con 23 cromosomas, la mitad que la célula de la que se origina (espermatogonia).
El espermatozoide es una célula muy especializada con una larga cola denominada flagelo, que le permitirá moverse hasta alcanzar el óvulo, también presenta gran cantidad de mitocondrias que le proporcionarán la energía necesaria para moverse.
Es una célula haploide que constituye el gameto masculino cuya función es la formación de un cigoto al fusionarse su núcleo con el del gameto femenino, fenómeno que dará lugar, posteriormente, al embrión y al feto. En la fecundación humana, los espermatozoides dan el sexo a la nueva célula diploide, pues pueden llevar cromosoma sexual X o Y, mientras que el óvulo lleva sólo el cromosoma X.
El espermatozoide sale de los testículos y se mezcla con los líquidos producidos por las vesículas seminales y la próstata para formar el semen. Estos líquidos son imprescindibles para la alimentación y supervivencia de los espermatozoides hasta alcanzar el óvulo. Solamente el 10% del semen está formado por espermatozoides (cientos de miles).

                         APARATO REPRODUCTOR FEMENINO
Está formado por:- los órganos genitales internos: (Ovarios, Trompas de Falopio, Útero, Vagina)
- los órganos genitales externos (vulva) y
- las mamas.
LOS OVARIOS son las gónadas femeninas, órganos productores de gametos femeninos u ovocitos. Son estructuras pares con forma de almendra, con medidas de 1x2x3 cm en la mujer fértil (aunque varía durante el ciclo), y un peso de unos 6 a 7 gramos, de color blanco grisáceo, situados en la cavidad abdominal a ambos lados del utero.
LAS TROMPAS DE FALOPIO. Son dos conductos de entre 10 a 13 cm que comunican los ovarios con el útero y tienen como función llevar el óvulo hasta él para que se produzca la fecundación. En raras ocasiones el embrión se puede desarrollar en una de las trompas, produciéndose un “embarazo ectópico”.

EL ÚTERO es un órgano hueco y musculoso en el que se desarrollará el feto. Su pared interior llamada endometrio, presenta cambios cíclicos mensuales relacionados con el efecto de hormonas producidas en el ovario, los estrógenos.

LA VAGINA es el canal que comunica con el exterior, conducto por donde entrarán los espermatozoides. Su función es recibir el pene durante el coito y dar salida al bebé durante el parto.

LA VULVA es el conjunto de los órganos genitales externos de la mujeres.
Junto con la vagina son los órganos de la copulación.

                             
                                    - Fisiología del Aparato Reproductor Femenino -
A diferencia de lo que ocurre en el sexo masculino, en el sexo femenino, los futuros gametos están presentes desde el feto.
El proceso de formación y maduración de los gametos femeninos se denomina Ovogénesis y es un proceso que comienza en la etapa embrionaria, se detiene hasta que comienza la pubertad y posteriormente se reanuda y continúa durante toda la vida fértil:
Al nacer, en los ovarios de una niña hay del orden de 400.000 futuros óvulos, de los que solamente madurarán unos 400 o 450 a partir de la pubertad, este periodo se denomina menarquia. Hacia los 50 años dejan de madurar óvulos, y a esta etapa se le denomina menopausia. Este viaje dura alrededor de una semana, al cabo de la cual el óvulo fecundado se ha convertido en una esfera de 32 ó 64 células Las células Se disponen en la superficie de la esfera, mientras que la cavidad interior está llena de líquido.
Es en ese estadio del desarrollo cuando el joven embrión, llamado blástula, se implanta sobre la mucosa del útero, que ha aumentado de tamaño.
Cuando la blástula se implanta en el endometrio uterino, se desarrolla el saco amniótico que albergará al embrión. El saco amniótico está lleno de líquido amniótico que amortiguará los posibles golpes que reciba.
Entre el útero y el embrión se desarrollará la placenta que permitirá alimentar al embrión y retirar y eliminar los productos de desecho, también actuará como barrera defensiva.
 La comunicación entre la placenta y el embrión se realiza a través del denominado cordón umbilical, por el que pasan dos arterias y una vena.

Los óvulos son las células sexuales femeninas.
Son células grandes, esféricas e inmóviles.
La ovulogénesis es periódica, a diferencia de la espermatogénesis, que es continua: desde la pubertad, cada 28 días aproximadamente, madura un óvulo en uno de los ovarios y pasa a una de las trompas de falopio con 23 cromosomas, la mitad que la célula de la que procede (ovogonia). Si el óvulo no es fecundado se destruye y elimina. Este proceso que se repite a lo largo de la vida fértil de una mujer se denomina Ciclo Menstrual.

EL CICLO MENSTRUAL. Al alcanzar la pubertad, en el sexo femenino empieza el proceso de maduración de los óvulos, menarquia, uno cada mes aproximadamente. Si el óvulo no es fecundado comienza un proceso de destrucción y expulsión que concluye con una hemorragia (menstruación o regla). Es un proceso controlado por el sistema endocrino.
FECUNDACIÓN


En la especie humana la fecundación es interna, es decir se produce dentro del cuerpo de la mujer, concretamente en las Trompas de Falopio.
Para ello es necesario que se produzca la copulación o coito que consiste en la introducción del pene en la vagina y la posterior eyaculación del semen (aunque en la actualidad existen técnicas de reproducción asistida mediante las cuales pude darse una fecundación in vitro, en el laboratorio).
En una sola emisión de semen, un hombre suele expulsar centenares de millones de espermatozoides, sin embargo, sólo unos cientos llegarán al óvulo en la parte superior de las trompas de Falopio y sólo un espermatozoide penetrará en el óvulo para producir un zigoto viable. Todos los demás espermatozoides son destruidos en el viaje. La razón de producirse millones de espermatozoides es para garantizar que, al menos uno, pueda alcanzar el óvulo.
Tras haber penetrado la membrana del óvulo, el espermatozoide pierde la cola y entra en el protoplasma. El núcleo del óvulo y el del espermatozoide se unen: la fecundación ha llegado a su fin: el óvulo fecundado es una nueva célula que vuelve a tener 46 cromosomas, ya que tendrá los 23 cromosomas del óvulo mas los 23 del espermatozoide y se denomina Zigoto.El zigoto empieza a dividirse, al tiempo que se desplaza a través de la trompa de Falopio hacia el útero.
 
                            - HÁBITOS SALUDABLES DE HIGIENE SEXUAL-
Con la pubertad, el cuerpo experimenta grandes cambios anatómicos, fisiológicos y de comportamiento. En esta fase de la vida es más importante que nunca seguir unos hábitos saludables e higiénicos:- La higiene de los genitales externos es tan importante como la del resto del            cuerpo. El aseo diario es fundamental.

- Los varones deberán mantener el pene limpio, para evitar acumulación de secreciones. Cualquier secreción extraña debe ser consultada con el médico.

- Las mujeres deberán acudir al ginecólogo desde la primera menstruación. La aparición de la regla es algo natural y el uso de compresas o tampones comenzará a ser habitual.

- Es recomendable tomar duchas o baños regulares durante la menstruación.

- El exceso de limpieza vaginal puede ser contraproducente, ya que se destruye la flora vaginal aumentando los riesgos de infección.

- Aunque los genitales externos tienen cierto olor, recuerda que los fuertes olores provenientes de la zona genital suelen denotar una infección.

- En las relaciones sexuales es recomendable el uso de preservativos para evitar embarazos no deseados y posibles enfermedades de transmisión sexual.

- También es importante que, a la hora de establecer relaciones sexuales, se conozca a la pareja. Tener confianza y capacidad de comunicación con la pareja para poder hablar de relaciones sexuales anteriores, de posibles enfermedades de transmisión sexual o consumo de drogas intravenosas.

- La presencia de cualquier enfermedad de transmisión sexual debe ser conocida por la pareja.

                                                                               Catalina González Varela


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada