Buscar este blog

Cargando...

martes, 9 de agosto de 2011

Manifestaciones de la sexualidad en la sociedad: identidad sexual, rol de género y preferencia sexual.

La identidad sexual es la conciencia propia e inmutable de pertenecer a un sexo u otro, es decir, ser hombre o mujer. La identidad sexual no tiene que ver con la forma en que el sujeto es considerado por la sociedad, sino que hace referencia a cómo se considera a sí mismo: varón o hembra, tenga la apariencia externa que tenga.
En la definición de la identidad sexual están implicados multitud de factores, entre los que podemos destacar el psicológico, social y biológico y -dentro de este último- el gonadal, cromosómico, genital y hormonal.
Durante siglos se consideró que la sexualidad en los animales y en los hombres era básicamente de tipo instintivo. En esta creencia se basaron las teorías para fijar las formas no naturales de la sexualidad, entre las que se incluían todas aquellas prácticas no dirigidas a la procreación. Hoy, sin embargo, se sabe que también algunos mamíferos muy desarrollados como los delfines, e incluso aves como los pingüinos, presentan un comportamiento sexual diferenciado, que incluye además de formas de aparente homosexualidad, variantes de la masturbación y de la violación. La psicología moderna deduce, por tanto, que la sexualidad puede o debe ser aprendida.

La identidad del género está determinado por la cultura a través primero de la madre y el padre, luego por los hermanos, los grupos sociales, etc. Se transforma en una inscripción mental producto de las identificaciones (proceso primario por el cual el sujeto asimila algo del otro para si) que comienza con el nacimiento y forma parte de la estructuración de la identidad. En la identidad de género cumple un papel fundamental la "identificación". Es en este proceso cuando en mayor o menor medida uno como sujeto toma algún aspecto, cualidad, propiedad o atributo de otra persona, y se transforma parcial o totalmente sobre el modelo de ésta.
 

Así podemos decir que la suma de todas estas identificaciones, primero con las figuras mas primarias y queridas (mama, papa) y luego la de otras personas significativas a lo largo de la vida es como se forma en parte nuestra identidad.
Rol del género:Es el conjunto de expectativas acerca de los comportamientos sociales mas esperables para cada sexo, lo que determina en alguna manera un ideal del género.                  Ej. En algunas culturas es valorado que la mujer trabaje, en otras puede considerarse un abandono de su función en la familia (madre, esposa etc.)                  
A su vez éste se forma por la interrelación entre:

    a. Representaciones ideales de los padres, tomados como "modelos" de ambos generos

    b. Representaciones del niño/niña "ideal", proveniente del ideal de los padres, y de la cultura de lo que debe ser un niño/niña.

    c. Representaciones del propio niño/niña acerca del varón/nena "ideal" que ellos quieren ser. Por supuesto estas representaciones entran muchas veces en conflicto entre si.



Entonces lo que podemos llamar el perfil psicosexual de una persona es el resultado singular de estos 3 elementos que como vimos integran otros tantos. Para describir el perfil psicosexual de una persona, se requieren las múltiples combinaciones de estos tres elementos: el sexo, el género y la elección de pareja (hetero/homo sexual): 


- El niño o niña durante la pubertad y adolescencia no duda de su género pero sí puede dudar de su orientación sexual.
- Un hombre, de género masculino puede ser heterosexual u homosexual.
- Una mujer de género femenino puede ser heterosexual u homosexual.


Cada época, en función de sus necesidades, determina lo que le corresponde a cada sexo desde un lugar ilusorio de naturalidad y atemporalidad. El colectivo social organiza el orden de lo ilusorio para cada sexo, instituyendo los géneros masculino y femenino, y también generando e influyendo en nuestros procesos mentales al respecto .
Desde una perspectiva sociocultural estas diferencias de género se entroncan dentro de la complejidad de los procesos de socialización familiar primariamente y luego los otros lugares de socialización exogámicos, la escuela, el trabajo , el club…Esta perspectiva se centrará entonces en las valoraciones que los sujetos, las instituciones y las sociedades promueven, asumen, reproducen o transforman específicamente en este caso, los procesos que se refieren a la construcción de la identidad de género y a las relaciones entre ellos.
Se incorpora y se manifiesta por ej. en las situaciones familiares y escolares cotidianas, esto implica las tareas asignadas y asumidas donde para la mujer se destacan las relacionadas con las labores domésticas y el cuidado de los hijos, y para los hombres las que suponen mayor esfuerzo físico, como arreglos mecánicos, reparaciones a la casa, así como las que se realizan fuera del hogar. En la actualidad ya no es tan estricta esa ideología de que las mujeres en la casa, y los hombre en el trabajo sino que esta casi asumido por mujeres y hombres la necesidad o conveniencia de que ambos trabajen. Asimismo, todos los hombres colaboran en mayor o menor medida en algunas de las labores domésticas y en el cuidado de los hijos, aun cuando las esposas no trabajen fuera del hogar.



Catalina González Varela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada